Decoración, Tips

Pintar la casa: ¿es una remodelación?

Pintar la casa

¡Te develamos un secreto! Si buscás un cambio radical y creés que debés invertir demasiado para dar con el resultado… en esta nueva nota de nuestro blog te contamos cómo pintar la casa se vuelve la técnica más fácil, rápida y económica de remodelar. 

¿Pintar la casa se puede considerar como una remodelación?

Por lo general, creemos que remodelar una casa implica el desarrollo de un anteproyecto, con nuevos diseños que puedan integrarse a una obra existente. Y, en muchas ocasiones, las remodelaciones son necesarias para dejar en estado algún aspecto técnico: levantamiento de estructuras, remover pisos, revisar los sistemas mecánicos, eléctricos y estructurales.

Sin embargo, si tu casa no tiene defectos estructurales, animarte a pintar tiene el mismo impacto que una remodelación; transformará cualquier espacio en una o dos pasadas y más si pensás en los detalles. 

  1. Planificación

Además de analizar detenidamente qué colores querés aplicar y asesorarte para saber qué tipo de pintura es la adecuada, te recomendamos llevarte muestras y probarlas en tonos más claros y oscuros, para luego valorar el resultado en seco. La próxima instancia será calcular la cantidad de litros por m2. 

Para elegir la pintura perfecta te invitamos a visitar nuestras sucursales; así podemos asesorarte de forma personalizada. Aun así, te mencionamos algunos tips a tener en cuenta, porque una reforma puede incluir diversas superficies:

  • El material sobre el cual vas a pintar (yeso, ladrillo, metal, madera, etc.)  
  • El tipo de superficie: interior o exterior. 

Las pinturas a base de agua secan rápidamente y pueden repintarse de 3 a 6 horas luego de la primera mano. Son ideales para paredes de interior.

Las pinturas a base de aceites están formuladas para resistir a las contingencias climáticas de la intemperie.                     

  1. Acondicionar las paredes
Acondicionando las paredes

Esta tarea es una de las que más fiaca da, pero si no invertís tiempo de calidad en preparar la superficie, todo lo que hayas gastado en materiales lo vas a dar por perdido.

Hay detalles a tener en cuenta, dependiendo del tipo de reforma que estés dispuesto a hacer:

Repintado

Se trata de  pequeñas reparaciones, tapar agujeros o grietas y repintar. Ideal emplear dos manos para conseguir el resultado perfecto. 

Alisado

Lo más clásico es el alisado sobre gotelé. Hay quienes lijan el gotelé, en caso de que sea de temple, y quienes utilizan un removedor para quitar gotelé de pintura plástica. 

Para un buen efecto alisado hay que emplear tres manos de pintura para conseguir un resultado óptimo.

Tras la última mano y el lijado a máquina, pueden chequearse posibles desperfectos, los cuales deberás lijar y volver a pintar.

¡Atentos! Este es un trabajo que puede llevar más o menos el triple de tiempo y material que el repintado, de ahí que el precio sea mucho más alto.

También tendremos que tener en cuenta la zona que vamos a pintar y la calidad de los materiales.

  1. Calidad de los materiales

Si realmente buscás ahorrar, lo importante es que inviertas en pintura y materiales de calidad. De esta forma, el tiempo que inviertas en remodelar tu casa se multiplica en durabilidad de resultados.

Pintar la casa
Pintar la casa, la remodelación más fácil, rápida y económica.
  1. Restaurar tus muebles con pintura

Para darle un toque nuevo a la decoración y realmente darle un refresh al feng shui de tus espacios,  te dejamos algunas técnicas para renovar muebles.

Cuándo contratar a un pintor es, también, ahorrar.

Si hacemos cálculos, poniendo manos a la obra, uno puede ahorrar hasta un 70% de lo que supondría el trabajo realizado por un profesional.

Pero la verdad es que invertir en delegar es no arriesgarse a perder. ¡Otra forma de ahorrar! Te contamos en qué ocasiones consideramos necesario invertir en mano de obra:

1. Eliminar gotelé, porque requieren sucesivos lijados y pulidos que marcarán el efecto final.

2. Efectos con pintura: efectos lineales y geométricos, combinaciones de colores y acabados satinados.

3. Tratamientos específicos para paredes con humedad. Las pinturas aplicadas suelen ser más técnicas, a menudo con base sintética y son más difíciles de manipular.

4. Paredes muy altas o de exterior, que requieran un equipamiento específico e  implican mayores riesgos.

5. Lacado de puertas y ventanas. Aunque es posible hacerlo en casa, el trabajo del taller, con herramientas especiales, las dejará como nuevas.

¡Esperamos que todos estos tips para pintar la casa te sirvan para renovar tus espacios al menor costo!

Notas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *