Decoración

¿Cuáles son los colores cálidos y fríos?

Los colores nos generan distintas sensaciones, actúan sobre nuestro estado anímico, nos identifican, influyen sobre nuestras actividades habituales y también nos dan una sensación de temperatura. Se puede clasificar a los colores en dos grandes grupos según su posición en el círculo cromático: los colores cálidos, y los colores fríos.

Colores cálidos

Son los que se encuentran en la parte derecha del círculo cromático que vemos en la figura de arriba (rojos, amarillos, naranjas, purpuras, etc.). Nos generan una sensación de calor y visualmente reducen el espacio donde se aplican.

Generan un espacio acogedor pero a la vez activo. Son útiles para todo tipo de ambientes dependiendo de la intensidad de los colores utilizados y la combinación con tonalidades neutras. Generalmente las tonalidades mas intensas se dejan para telas y complementos si se busca lograr un espacio mas calmado.

No te aconsejamos elegir tonos cálidos como fucsia, naranja o rojo en grandes superficies de habitaciones pequeñas, porque tienden a reducir el espacio. Estos colores se lucen mejor con buena iluminación natural.

Colores fríos

Se encuentran en la parte derecha del círculo cromático que vemos en la figura de arriba (verdes, azules y violetas). Producen esta misma sensación, muy aconsejables para zonas de climas cálidos. Una de sus características es que agrandan el espacio donde son aplicados. Transmiten un ambiente de frescura y calma. Los recomendamos para oficinas, estudios, dormitorios y zonas de descanso.

Las características de los tonos fríos son varias, una es aportar frescura a los espacios donde se utilizan, otra es simular amplitud ya que los colores fríos aparentan alejarse a la vista, contrariamente a los cálidos. Asimismo se puede favorecer a la luz con el uso de colores claros y el blanco.

Notas relacionadas